Maneras de ser

908369_24911333

Hay gente para todo, cada día que pasa lo compruebo. Hay gente que no soporta el frío y que vive entre la estufa, el aire acondicionado calentito, los guantes, la bufanda, el gorrito y su adorado acolchado de plumas. Otras personas no soportan el calor y son las que en verano andan con el control del aire como si se tratara del celular y las que enchufan en la compu su –divino- mini ventilador con USB.

Hay gente que solo come cosas saladas y gente que es dulcera de nacimiento, que si no tiene una cuota dulce cada día siente como que le da algo. Pasan por un kiosco y paran porque se tientan con todo, como los nenes chicos.

Hay gente que le da pereza ir a trabajar y otros que los fines de semana piensan en el trabajo y adelantan algo para encarar el lunes de forma más organizada.

Hay personas que van de la casa de un amigo a la otra y hay personas que no los sacan de su casa ni con un guinche.

Hay gente para todo. Pero hay algo que todos tienen en común, algo que atraviesa todas las formas de ser: el mate.

Te podrá gustar más el frío, el calor, lo salado, lo dulce, levantarte tempranito, levantarte tarde, tener una vida social muy activa o más bien disfrutar de estar contigo mismo. Pero a ese mate espumoso que acompaña cada uno de esos momentos tan diferentes no hay quién se le resista.

El mate, además de todo lo que es y significa, es un punto de encuentro, un nexo entre todas aquellas personas y formas de ser que –en torno a él- por más distintas que sean o parezcan, se vuelven iguales.

Dejá un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s