Feriado: ¿amargo o dulce?

673x6731314136180_mates_nota2

Están los “feriados-feriados”, esos que no hay duda de que lo son, y están los feriados laborables como el de este lunes, esos que nunca sabés si se trabaja o no y en los que los astros, el Universo y la bondad de tu jefe pueden hacer que no sean laborables.
Los feriados son como la vuelta del mate: o te toca a vos o le toca a otro. De todas formas son feriados y se disfrutan como tales. Veamos algunos posibles casos:

Si no te tocó trabajar

Si tuviste el placer de disfrutar un fin de semana largo por el feriado del lunes, entonces seguro que el mate lo arrancaste a cualquier hora, a no ser que seas de esas personas que disfruta levantarse temprano y aprovechar la mañana sin el apurón de todos los días en el que siempre se deja el desayuno a medio terminar.
Los feriados en casa son pausados, tanto si en tu casa sos vos con tu alma como si son varios para la ronda.

Si te tocó trabajar

Bueno, si bien armar el mate en la oficina te predispone a concentrarte para trabajar con todas las pilas puestas, el feriado también se toma de otra forma. La jornada laboral puede ser muy productiva, aprovechando el día para tener esas reuniones que generalmente son más complicadas de agendar y así poder ir eliminando temas y avanzando en tu trabajo, o puede tender más para el lado de un orden semanal con uno mismo, interno, y para esa tarea la compañía del mate es ideal.
Siempre –y en un feriado más aún- los mates son esos micromomentos que nos tomamos para nosotros mismos mientras trabajamos, una especie de mini-recreos.

Si pudiste trabajar desde tu casa

Vaaaaaleeeee, reeee valeeeee. ¡¿O no?! Se trabaja en jogging y pantuflas, con una descontractura total, pudiendo conciliar las responsabilidades de la vida familiar con las de la vida laboral. En muchos casos, dependiendo del tipo de trabajo, esta modalidad puede ser tanto o incluso más productiva que ir a la oficina.
Si hay niños en la casa ya la cosa cambia y la productividad se toma el feriado sin avisar ni pedir permiso a nadie. La salvación puede adquirir la forma de un par de tías o abuelos copados que vengan a rescatarte del caos y a llevarse a los pequeños a pasear. Los salvadores ya se traen su mate porque saben que el tuyo es sagrado, que es tu compañero más fiel para ponerse el trabajo al hombro junto contigo al mismo tiempo que ponés a andar el lavarropas, guardás la vajilla, adelantás algo para la cena y ponés tu música preferida.
Te toque el tipo de feriado que te toque, vos lo disfrutás igual porque tu mate sí trabaja, estés donde estés.

Dejá un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s